Google+ Google+

15 mayo 2008

La prostitucion infantil es una lacra social que afecta a millones de menores

Este blog se suma a la iniciativa de BLOGGERS UNITE FOR HUMAN RIGHTS - MAY 15 2008.

Según informe del I Congreso Mundial de Estocolmo, las redes internacionales de explotación sexual de menores se extienden desde Brasil, con más de 500 mil menores prostituídos, Estados Unidos, con más de 300 mil, hasta los países de Europa donde crece de forma alarmante el número de abusos y aberraciones sexuales con menores.
En la mayor parte de los países del Este de Europa no existe legislación alguna contra la prostitución infantil. En Bucarest, hay 2 mil niños en la calle, que se venden por un dólar o una hamburguesa. En Hungría, las adolescentes maquilladas de entre 13 y 14 años, venden su cuerpo en las autopistas a los automovilistas extranjeros de países occidentales.

Alemania a la cabeza del turismo sexual en Europa

Alemania es el país con mayor número de turistas sexuales y de mayor demanda de material pornográfico infantil. Le siguen Estados Unidos, Australia, Francia y Nueva Zelanda. Más del 60 por cien de las jóvenes prostituídas de Berlín provienen de los países del Este y, muchas veces, se contentan con la remuneración de una cama limpia, un poco de comida y una ducha caliente.
En Portugal se estima que cerca de 900 menores se prostituyen y están implicados en las redes internacionales de prostitución. En España, las cifras también se disparan a partir de la publicación de informes relativos a la infancia emitidos por las organizaciones no gubernamentales y del propio gobierno.
Crece la alarma en Europa.

En Europa la situación actual de los menores no se presenta nada favorable. Nunca se habían alcanzado proporciones tan alarmantes. Las causas de esta situación están implícitamente relacionadas con la migración y urbanización de las ciudades; la evolución de sofisticadas tecnologías, el abandono de niños y los malos tratos físicos y psíquicos.

Más de 6 millares de niños de familias europeas llamadas “normales” sufren de depresión.
Una catástrofe silenciosa.

En Africa y en América hay millares de niños que pagan con su integridad física o mental las deudas de sus respectivos países. Más del 70 por cien de niños mueren por males curables y fácilmente previsibles, como el sarampión, la diarrea, el tétano o la neumonía, entre otras dolencias.



En los países donde la explotación sexual de los menores es más activa, como en Tailandia, Filipinas, Sri Lanka y Brasil, se asiste a una verdadera catástrofe sumergida.
Unos 40 mil niños mueren diariamente de desnutrición y de otras dolencias, incluido el SIDA, por contagio con turistas sexuales de occidente: 150 mil luchan desesperadamente contra el hambre o contra las secuelas de la misma, y 100 mil menores no van a la escuela.
Internet es el medio preferido por los pedófilos.

Las sofisticadas redes de pedofilia de internet contribuyen a la expansión del abuso sexual infantil en todo el mundo. Los pedófilos distribuyen a través de este medio materiales en forma de filmaciones y fotografías que tienen como protagonistas a niños y niñas menores de edad e incluso bebés.
Entre las causas de pedofilia mencionadas en el Congreso de Estocolmo, destaca la pobreza, que induce a muchos padres a prostituir a los hijos para sobrevivir; la urbanización no planificada, las migraciones, la desintegración familiar y el miedo al contagio de sida.
La perversión sexual con menores comienza ya a manifestar sus estragos en la población infantil y juvenil mundial.
¿Como funciona la Justicia?

La intervención de la justicia es indispensable para la seguridad y penalización de los individuos. No obstante, la manera cómo se actúa judicialmente resulta, la mayor parte de las veces, traumática, por falta de preparación psicológica de los agentes.



La circunstancia de reconstruir los hechos al detalle y de tener que someterse a exámenes médicos y psicológicos es ya, en sí, un segundo trauma.
Se obliga al menor-víctima a revivir lo que para él fue motivo de gran sufrimiento. Por otro lado, el psicólogo es un profesional comprensivo que tiende a desdramatizar la situación, en tanto que el juez dramatiza aún más los acontecimientos en nombre de la justicia.
La prostitución de menores y las redes de pedofilia es una mancha en la historia de la humanidad que pagarán las generaciones futuras. En nuestra mano está velar por la integridad de los niños y las niñas, y luchar contra la pedofilia y las redes de explotación sexual infantil.
Fuentes de información:

Save the Children

Pedofilia No

Tierra de Hombres